D. ¿DIEZMO U OFRENDA?

El punto “B” (cómo, dónde y cuánto dar) se ha de ampliar más específicamente al abordar el tema de los diezmos. El diezmo, que es la décima parte de lo que se percibe, ha de entregarse a Dios de manera inexcusable por todo creyente, pues le pertenece a Él, de otra manera le estamos robando y caemos en maldición. Así se prescribe en el Antiguo Testamento.

Páginas