La experiencia que Giselle vivió, cambió su vida de muchas maneras. Haber sido privada de su libertad y vivir momentos de angustia durante cinco días, dieron un giro total a sus pensamientos en cuanto a Dios, la vida, la muerte, el mundo, la maldad, la Biblia y la vulnerabilidad y fragilidad del ser humano.

Páginas