Sin representar una postura antagónica a la lección anterior (el Dios de las oportunidades), la de hoy nos ha de mostrar que ciertamente las oportunidades son para ser tomadas; pero cuando estas se rechazan o se ignoran, Dios se muestra severo para con quienes lo hacen.

Páginas