Distractores

“Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas” Jn.10:41

Más de una vez me he preguntado porqué Dios habla tan poco con nosotros. Oímos una enseñanza pública en una reunión general; llegamos algunas veces a leer la Biblia por un momento; compartimos con otros acerca de Dios; oramos , etc. y aunque ciertamente en cada uno de esos casos o de cualquier otra manera el Señor se hace oír, sigo pensando que hay escasez de comunicación entre Dios y sus hijos.

Páginas